Reacciones a una Crónica

Reacciones a una Crónica

He visto dos reacciones a la crónica que Don Juan Gossaín publicó el sábado 29 de Octubre en El Tiempo, utilizando algunos datos que le facilitamos. La primera, de Esteban Piedrahita, quien dedicó varios trinos a calificar la crónica como “ligera y trasnochada” y presentar cifras que muestran una ciudad pujante y en crecimiento. La segunda es un artículo de Ernesto Cortés que comenta la crónica, sugiriendo que, aunque Bogotá en efecto tiene problemas, sigue siendo una ciudad interesante.

Sobre los comentarios del primero, quiero tomarlos de manera constructiva y asumirlos como una invitación al debate público sobre el tema. Algunos puntos:

Primero, todas las cifras son públicas y se refieren a la serie anual de estadísticas oficiales. Anexo encontrarán el archivo que organizamos para don Juan, con la fuente, y si cometimos algún error con toda la tranquilidad lo reconoceremos. Por el momento nadie ha dicho que sean falsos.

Segundo, el propósito de la crónica hacía referencia a la pregunta de si Bogotá está o no perdiendo peso relativo en el ámbito de las 5 grandes ciudades. En ello, Ernesto capta bien el punto, al señalar que, si ello sucede, es positivo para el país. Por eso se comparan ciudades con ciudades en sus datos anuales más actualizados disponibles.

Esteban presenta varias gráficas interesantes, que muestran una ciudad en gran dinamismo. Eso no lo discuto y acepto ese punto. Muy bien, Dr. Esteban: usa usted datos y estadísticas para respaldar su argumento.

No obstante, permítame hacer unas anotaciones. En algunos casos utiliza datos departamentales, en otros los municipales y en algunos más de áreas metropolitanas. En el ejercicio que preparamos nos concentramos en los datos anuales municipalizados.

En varios casos, la serie disponible es más larga que la presentada. Por ejemplo, el volumen de pasajeros movilizados por el Aeropuerto en 2015, es muy parecido al de 2010. Hay algunas cifras que, en el escenario de las 5 grandes ciudades, muestran elementos de mayor dinamismo en otras.

¿O  pretendemos que en una discusión “profunda y actualizada” solo debamos ver las cifras de la coyuntura que convienen a un argumento y olvidar las que no? Para quien quiera, mirar las series de datos, que son públicas y correctas, también están incluidas en el anexo.

En otro de sus tweets, el comentarista sugiere comparar la situación del distrito de Agua Blanca en Cali con la conurbación de Barranquilla y Soledad. No me parece correcto ni riguroso. En mi concepto, hay tres universos distintos que deben compararse por separado: sectores de una ciudad, municipios y departamentos.

Gossaín me cita en tres comentarios sobre la ciudad que parecen haber molestado. Si ello fue así presento mis disculpas, pues mi ánimo no es ofender ni descalificar. No obstante, la fractura entre sectores de la ciudad sigue existiendo, el tema del Puerto de Buenaventura y su integración con Cali sigue sin ser resuelto y el liderazgo de la ciudad fue golpeado por el narcotráfico y la corrupción que incentivó. Puede molestar, pero sigo creyendo en la valides de estas afirmaciones.

Cali es una gran ciudad pero, como todas, tiene cosas muy buenas y otras no tanto. Una discusión pública con la información disponible puede contribuir a entender sus problemas y encontrar soluciones. Por el contrario, la descalificación de un cronista como Gossaín creo que no lo hace.

Aquí encontrará el anexo del documento

 

Escriba un comentario