El Infierno de Trump

El Infierno de Trump

Este 20 de enero se posesiona como nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump y será un mandatario singular. En esencia, la incertidumbre será la regla de lo que serán los siguientes años. Pero el hombre sentado en la oficina más poderosa del mundo, desde antes de arribar a ella, tiene muchos frentes de dificultades superando con creces los de sus predecesores. Menciono solo algunos de ellos:
La Intervención de Rusia en las elecciones. Ya el reporte conjunto de las oficinas de inteligencia afirmó, sin lugar a dudas, que ello sucedió, que tuvo impacto en el resultado y esto será algo que deberá ser investigado y cada nuevo hallazgo será un dolor de cabeza para Trump.
Su pelea con los medios. Durante la campaña ya había declarado una guerra contra el Washington Post, el New York Times y Univisión. En la última semana lo ha hecho con CNN y CBS. Es posible que los medios no tengan la misma influencia de hace unos años, pero si mantienen intacta su capacidad investigativa y ello, sumado al conflicto con el mandatario, los convertirá en una poderosa fuente de escrutinio a todas las acciones de la nueva administración.
Además de esto, están las investigaciones de distinto tipo que muchas oficinas federales llevan en su contra (fundación y universidad Trump, quiebra del casino en Atlanta, por mencionar los más notorios), y que harán que una parte muy importante de los funcionarios de primer nivel que nombre, tengan que declararse impedidos para investigar a quien los nominó.
La reacción de cientos de ciudadanos y organizaciones por la defensa de los derechos de minorías y la libre expresión. El mismo día de su posesión habrá marchas en varias ciudades y los días siguientes continuarán, lo cual puede revivir situaciones e imágenes de los EEUU, de finales de los 60´s e inicios de los 70´s. Finalmente, de esta corta lista, menciono la posibilidad de que los bienes e inversiones de su organización, sean declarados objetivos militares del terrorismo Islámico.
Todo esto configura un escenario de muchas complejidades que lo puede hacer sentir en medio de un infierno. Algunos dicen que él disfruta estas situaciones y puede ser cierto, pero las consecuencias de sus reacciones ante cada uno de estos posibles hechos, ya no serán sólo mediáticas, sino que tendrán consecuencias en casi todos nosotros. Nos vienen 4 años, al menos, de extremos inciertos y con seguridad, muy dinámicos. Esperemos que nos sean catastróficos.

Escriba un comentario