¡Bienvenidos a Colombia!

¡Bienvenidos a Colombia!

Me sueño con un país donde los extranjeros sean bienvenidos, donde un migrante sea reconocido como una fuerza de innovación, de cambio, de intercambio de visiones del mundo y donde se les facilite reconstruir sus vidas y sus sueños.

Sé que ese lugar no es Colombia. Aquí no hemos tenido, en los últimos 200 años, grandes volúmenes de migrantes. De hecho, nos hemos comportado más como un país xenofóbico, donde no les damos la bienvenida, los vemos como una amenaza y les ponemos todas las trabas posibles. En las noticias recientes vemos cómo nuestra cancillería continúa con la tradición de no facilitar la llegada o permanencia de migrantes a nuestro país.

Cuando miramos la emigración, la otra cara de la moneda, sí esperamos que nuestros compatriotas sean bien recibidos en Venezuela, Estados Unidos o España. No parece ser importante si quienes viajan lo hacen con papeles o sin ellos, si son perseguidos políticos o no, si hay un pequeño grupo de personas que cometen delitos. Lo importante es que no los maltraten, no los deporten y esos países, que así lo han hecho, les permitan reconstruir sus vidas. Aquí, hoy, con los Cubanos, Venezolanos, Senegaleses y Haitianos, entre otros, estamos haciendo todo lo contrario.

 

Escriba un comentario